quinta-feira, 21 de fevereiro de 2008

Tengo bajo la piel el alma, y las palabras me fallan y el poema me lleva, y vida a vida, mujer a mujer, me hago más Dios y comprendo todo, y acaso más que hacerme más Dios lo que sucede es que me doy más claramente cuenta de que siempre he sido Dios en mi panteísmo radical que supera lo material y lo racional, y la verdad nos habla en las cosas y en la vida, y la verdad nos habla en los ojos del otro, y en ocasiones y a menudo nos habla en los ojos de la otra: nos buscamos en los ojos de ella, estamos en los ojos de ella, cobramos verdad en los ojos de ella, pasamos de solamente existir a también ser en los ojos de ella, y ella, ellas, es Dios, es vida, es universo, es realidad, es sueño y es despertar.
Si la poesía es un asomarse a la verdad última que es fuente de libertad, como en la cita de San Juan, y si esa verdad se nos da también a cada paso cuando nos atrevemos a estar vivos, si la libertad llega según le vamos abriendo la puerta y según nos sentimos preparados para disfrutarla, poesía y vida son al fin entonces un solo camino, y cada paso que damos en lo escrito lo damos también en lo personal, y un poema de amor no es ya un poema: es una carta, y un libro de poemas no es ya un libro: es un diario, y el yo poético no es ya una ficción: es el yo real, que habla, que busca, que ama, que pide, que reprocha, que se da, que se explica, que sufre, que llora, que cree, que es y solo es cuando unos ojos de mujer secundan con las manos la expresión de afecto, de deseo, de cuidado y quizá de desamparo, pues quién sabe si no somos otra cosa que vagabundos a la aventura buscando cobijo, vagabundos de alma que creamos un mundo material en el que yacer, a ser posible acompañados. Lo creamos con nuestro grito de amor, de necesidad, de petición, de queja, de angustia, y como en la canción de Lennon: “Love is needing, needing love, love is asking to be loved”,


y el amor se multiplica si tus ojos lloran, si te destrozas en el abrazo para obligarme a recoger tus pedazos y en ese instante sentirte querida, y las lágrimas que viertes ahora se hacen amor de mil maneras en las palabras del poeta, y no solo en las palabras del poeta: en tu vida.

(c) del texto: Santiago Tena, 2008.



7 comentários:

Amor disse...

parte de ti

Maria, Simplesmente disse...

Obrigada a tua visita ao meu blog.
Cda vez as portas estão mais fechadas, trancadas, num egoismo cada vez mais crescente.
Raramente quando portas se fecham outras se abrem, a indiferença pelo outro é cada vez maior, a descrença cada vez mais evidente, a ganância cada vez mais toma conta do Mundo.
Desculpa falar-te assim.
Mas hoje estou em dia de descrença completa.
Obrigada a tua visita
Bj
maria

gaivota disse...

antigamente ousavávamos dizer
"quando se fecha uma porta, abre-se uma janela cheia de luz para nos iluminar"...
era dantes, havia comunhão de sentimentos e esperança, fraternidade, entendimento
hoje, não sei o que ainda há, ou o que resta!
beijinhos

Libelinha disse...

No meu Blog tenho um compromisso de quaresma que gostaria que lhe desses continuação. Fico esperando um sim. Caso aceites obrigada
http://marialibelinha.blogspot.com/

Libelinha disse...

Obrigada pela tua pronta aceitação, e sabemos bem como o tempo para Deus está sempre ao nosso alcance. ;)

Fa menor disse...

Muito bem!
Já vi que o desafio da quadragésima.com chegou aqui.
Já vi também a rápida aceitação por parte da minha menina do coração. Força Cátia, para a frente "Espirito Santo"!
Beijinho

Ed. G disse...

Palavras simples e cheias de carinho. Formidavél forma de repartir com todos os pensamentos do que é a vida.

Parabéns pelo fantástico Blog que criaram. Esperamos por voçês em Lusitana Ilusão.


Bjs e Abraços, com muito carinho.

Ed. G